JM Dating - шаблон joomla Скрипты

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Después de haber encontrado el lugar soñado para tu boda, ahora comienza el siguiente paso, elegir qué vais a comer o cenar en vuestro gran día. A la hora de elegir hay que tener en cuenta la época del año y la hora de la celebración. Elegir un buen menú lleva tiempo y dedicación, así que fuera prisas y toma nota de los consejos que te damos para que tu menú salga a pedir de boca.

Hay que tener en cuenta el número de invitados, no es lo mismo cocinar para 50 personas que para 500, por lo que tenéis que aseguraros que el catering o restaurante que contratéis ofrezcan un servicio de calidad.

El cocktail es un momento fundamental en la boda, ya que es la carta de presentación donde los invitados relacionan más y donde muchos de ellos más van a comer. Por lo tanto, empezar con un cocktail variado, abundante y de buena calidad es realmente importante. No debe de durar más de una hora y media, puesto que más tiempo parecerá “pesado” y muchos de los invitados se cansarán.

En el aperitivo siempre hay que arriesgar más que en la comida, es el momento de poder ofrecer a nuestros invitados desde los platos más básicos (jamón, croquetas, queso) a otros mucho más originales y sofisticados que nuestra maravillosa gastronomía nos ofrece. También es importante que se ofrezcan platos de otras culturas o países,  sobre todo si la boda es de carácter internacional o si preferís podéis ofrecer algo “típico” de la zona donde se celebrará el enlace.

                                     

En cuanto al menú de la boda, como ya hemos mencionado anteriormente, deberemos diferenciar entre comida o cena. Normalmente para la comida los invitados suelen tener más hambre, por lo tanto, la opción de dos platos es una apuesta más que segura. Desde lasmejoresbodas te proponemos la opción de un solo segundo, es decir tomar unos buenos entrantes y directamente ya en la mesa tomar una carne o pescado.  Es una buena alternativa para que la comida o cena no se alargue y para que más de uno no empiece a pedirse las primeras copas en las mesas…

¡Cuidado con ofrecer demasiados platos! muchos novios caen en el error de “a más comida mejor boda” pero esta elección tiene varios inconvenientes. El primero, es que en ciertas ocasiones las comidas se hacen “eternas” y la hora no concuerda con estar comiéndote un solomillo con patatas, además contamos con que muchas de las mesas no generan tanto tiempo de conversación entre sus comensales, por tanto muchos de vuestros invitados acabarán saturados con la comida. El segundo es que hay que pensar que luego hay una barra libre y por tanto, más tarde una recena, así que no hay que saturar con tanta comida.

                                   

La época del año también hay que tenerla en cuenta, para el verano lo mejor son platos más frescos, como las ensaladas con un poco de marisco, o un gazpacho bien fresquito, y para las épocas invernales las cremas, o algún pescado es un acierto asegurado. Con respecto al segundo plato, normalmente se suele ofrecer algún tipo de carne con guarniciones sencillas (patatas, verduras, o algún acompañamiento más sofisticado) aunque es cierto que el pescado cada vez va teniendo más fuerza en los menús de esta temporada.

                                 

La parte final del menú lo forma el postre. Es el último recuerdo de la boda y por tanto el broche final, así que no podemos jugárnosla y debemos acertar de pleno. Puedes apostar por postres con chocolates (brownies con helado de vainilla, pastel de chocolate, tiramisú, o el famoso pay de queso). Para los más tradicionales el arroz con leche, mousess o diferentes tartas pueden ser una buena opción.

La elección de un buen vino, es un detalle que no hay que pasar por alto para que la comida o la cena sea un auténtico éxito. El vino tinto es más común para celebraciones nocturnas y para climas más fríos, mientras que el blanco y el rosado son más flexibles y se puede combinar de mejor manera con todos los platos. El cava o champagne puede ser otro detalle de calidad que seguro les encantará a todos tus invitados.

                                                     

Hay que tener en cuenta los menús más especiales, alérgicos, vegetarianos, diabéticos etc. aunque lo acertado sería ya tener preparado los platos para estos comensales con antelación para que todo salga como queréis.

Recuerda que el menú ideal es el que equilibra de forma perfecta el sabor de la comida, la presentación y la calidad de los productos .